CHI_Navidad_Banner_6

Un christmas para compartir

Con la llegada de la Navidad, surge la imperiosa necesidad de compartir con nuestros seres más allegados momentos inolvidables, felicitaciones y los mejores deseos para el año que está por iniciarse. Con la proliferación de las nuevas tecnologías, esa tradición que antaño se limitaba a una llamada telefónica, una carta o un christmas ha adquirido una nueva dimensión porque se han multiplicado las posibilidades y se ha extendido el uso de las redes sociales y aplicaciones enfocadas a la comunicación y al juego.

¿Quién no hará una foto de familia para subir a Facebook? ¿Quién no mandará un whatsapp para desearles una estupenda Nochebuena o los mejores deseos para el próximo año? ¿Quién no invertirá un poco de su tiempo en el juego de moda del momento? El uso de ordenadores, tablets y, sobre todo, teléfonos móviles se incrementará en estas fechas y ni siquiera los niños quedarán exentos de su influencia.

Y es que las nuevas generaciones han nacido al amparo de la era tecnológica, crecen con unos modelos paternos que, lejos de abogar por economizar el uso de los nuevos dispositivos, incitan todavía más si cabe su empleo y los hijos asimilan como normal lo que no debería serlo tanto. Por ello es frecuente ver a niños menores de cinco años manipulando móviles y tablets con más soltura en ocasiones que sus propios padres sin ser conscientes de que el referente a imitar no es, en absoluto, el más ejemplarizante.

UN DESARROLLO ¿ADECUADO?
Y es que, aunque es difícil evitar la poderosa atracción que ejercen estos dispositivos electrónicos en los niños, se debe tratar de proteger al menos a los menores de cinco años de su influencia, ya que les aportan muy poco y en cambio interfieren negativamente en el desarrollo de su atención, percepción, concentración o lateralidad, afectando a todos los procesos cognitivos básicos que se están produciendo en estas primeras etapas de desarrollo.

Los niños necesitan tocar, experimentar con objetos reales que les permitan explorar y desarrollarse. Necesitan movimiento para favorecer su visión, audición, coordinación y equilibrio. Además, necesitan relacionarse con adultos y otros niños para desarrollar su lengua materna, su autoestima, el concepto del “yo” y del “otro”, y los principios elementales de las relaciones sociales. Y ninguna de estas importantes funciones pueden suplirlas los dispositivos electrónicos que además provocan una sobreestimulación cerebral nada recomendable.

UN CHRISTMAS DIFERENTE
En Escuela Infantil Chiquitín somos conscientes de que no hay dispositivo ni juguete que pueda sustituir a los padres que, en estos primeros años, son absolutamente indispensables para sus hijos. Por este motivo hemos decidido aprovechar la ocasión para felicitar la Navidad a todos con un vídeo que queremos que compartas porque hay unos chiquitines que toman la palabra para remover conciencias. Porque se trata de compartir, pero no un vídeo, una imagen o una felicitación en redes sociales, se trata de que compartas con tus hijos aquellos bienes que más van a apreciar: tu tiempo y afecto.

La Navidad es tiempo de adornos, luces, regalos y diversión, pero también es tiempo de volver a la infancia y recuperar tradiciones casi olvidadas. Y sobre todo, la Navidad es tiempo para compartir con la familia y con los más pequeños del hogar, que necesitan que les agasajen con lo único que no se puede comprar: el cariño y atención de sus padres.