CHI_Navidad_Banner_5

Importa la cantidad, pero sobre todo la calidad

Son muchas las madres y padres que desearían tener más tiempo para dedicar diariamente a sus hijos y que se preocupan o se sienten culpables por no disponer de él, pero aunque la cantidad de tiempo que pasamos con ellos es importante también lo es la llamada ‘calidad’ de ese tiempo.

Muchas veces nos sucede que, aún teniendo tiempo y estando físicamente con ellos, no les dedicamos una atención exclusiva porque son muchas las labores cotidianas que realizamos: preparar la cena, poner la lavadora, ir a la compra, hablar por teléfono…

El papel de los padres en los primeros años de vida de los niños es fundamental, ya que el tiempo ‘de calidad’ que pasamos con ellos hace que aumente entre nosotros el vínculo afectivo, favorece su autoestima, afianza sus capacidades y nos hace disfrutar mucho de cada uno de esos momentos únicos que acompañan su desarrollo.

Te invitamos a que valores positivamente esas horas de las que dispones y en las que realizas actividades con vuestros pequeños que tienen un valor afectivo y pedagógico importantísimo ya que, al repetirse diariamente, le dan seguridad y sirven como escenario de un montón de actividades divertidas que realizar juntos: en el baño podemos ‘leer’ juntos el cuento del baño (un cuento plastificado y especial, porque solo vemos en ese momento), hacer pompas de jabón y soplarlas juntos, hacernos cosquillas, darnos besos, aprovechar la proximidad de piel con piel para darle un pequeño masaje antes de vestirnos, desarrollar conceptos llenando y vaciando recipientes… tardaremos un poquito más pero seguro que se convierte en un momento muy especial para los dos.

Igualmente en la cena, si le acompañamos, se convierte en un tiempo social importantísimo. El mensaje que les transmitimos cuando compartimos alguna actividad con ellos es que son importantes para nosotros.

En definitiva, aprovechemos y disfrutemos del tiempo del que disponemos para pasarlo juntos ‘de verdad’, con la tranquilidad de que, nuestro interés, el afecto y el juego compartido, nos ayudarán a que los pequeños crezcan felices y se desarrollen adecuadamente. Y si mis palabras no surten efecto, puede que el Christmas que nuestros chiquitines han preparado lo consiga.

Para profundizar en esta idea además podemos…

· Aprovechar las oportunidades espontáneas que surgen diariamente: acompañarles cuando están jugando solos, ver sus dibujos favoritos y preguntarles por ellos, recoger juntos los juguetes, etc…

· Transformar actividades cotidianas en momentos compartidos: Involucrarles en nuestras tareas domésticas en función de sus capacidades, que nos ‘ayuden’ a poner la mesa, que nos den las pinzas para tender la ropa, que nos acompañen a la compra y nos ayuden a buscar productos, que nos cuenten antes de dormir que ha sido lo mejor y lo peor del día, etc…

· Acordar y establecer tiempos de convivencia familiar: cenar siempre juntos, realizar toda la familia una actividad que nos guste el fin de semana, etc…

· Demostrar interés por lo que nos dicen, por sus actuaciones, realizando comentarios positivos, manteniendo contacto visual y dándoles siempre respuesta.

· Priorizar y planificar las tareas que tenemos que hacer para ‘ganar’ tiempo para los niños: posponer las que podemos realizar cuando estén durmiendo, delegar las que podamos e identificar el tiempo que nos lleva cada una de ella y su importancia.

· Y sobre todo, para que disfrutemos del tiempo juntos, manifestar alegría y sentido del humor.

Ana Muñoz
Dirección Pedagógica Escuela Infantil Chiquitín