Cosas de Chiquitines #2: Sobrestimulación


ESTIMULACIÓN Y SOBRESTIMULACIÓN

En ocasiones nos sorprende descubrir que los bebés se “relajan” y se duermen en un ambiente que parece poco propicio para ello: un centro comercial, una feria, el patio de un colegio, un restaurante… Hasta el punto de que en algunos momentos los propios padres intentan facilitar el descanso de los niños ayudándose de entornos ruidosos o no del todo apropiados pero que en cambio parecen dar buenos resultados, como utilizando la televisión, pasando el aspirador, dando un paseo en el coche, etc.

LAS APARIENCIAS ENGAÑAN

sobreestimulacion1La explicación neurológica en estos casos no se corresponde siempre con la que solemos creer. Ese supuesto estado de relajación, en el caso del sueño, responde a una respuesta cerebral de desconexión de un sistema nervioso aún inmaduro que se ve sobrepasado por estímulos que no puede integrar y recepcionar correctamente.

Las manifestaciones de esta irritación del sistema nervioso pueden ser variadas. Pueden incluir desde la suspensión de los estímulos utilizando el sueño, al llanto como expresión de disgusto o hasta la utilización de su propio cuerpo para manifestar ese desagrado: movimientos descoordinados de brazos y piernas, pataleos, girar el cuerpo buscando el lado libre de estímulos, evitarlos con la mirada… o manteniendo las manos cerradas en posición de defensa como respuesta a lo que consideran una agresión.

UN PROCESO QUE COMIENZA EN EL VIENTRE MATERNO
sobreestimulacion2
Desde antes de nacer, los niños ya se encuentran sometidos a estímulos como el ruido rítmico del corazón de su madre, el sonido de voces humanas, de la música… Sonidos que, aún tamizados por el líquido amniótico, pueden provocar respuestas en el feto, de relajación, sobresalto, etc. Algunos investigadores* incluso han llegado a afirmar que no sólo escuchan dichos estímulos durante la gestación, sino que además son capaces de recordarlos una vez que han nacido.

El bebé, desde que nace comienza a interactuar con el medio que le rodea y que genera en él respuestas más o menos adaptadas en función del momento de desarrollo en el que se    encuentre. En el caso de un recién nacido la estimulación más adecuada es la que los padres realizan de forma natural: alimentarles, respetar sus necesidades de descanso y transmitirle afecto a través del tacto, del sonido de su voz y del ritmo organizador que imprimen a sus actuaciones diarias.

*Estudios publicados en la Universidad de Helsinki, Finlandia

ESTIMULACIÓN ADECUADA

sobreestimulacion3El sistema nervioso se desarrolla durante los primeros años partiendo de informaciones sensoriales y exploraciones motrices que favorecen la creación, el desarrollo y el fortalecimiento de las conexiones neuronales, y por tanto el desarrollo  cognitivo. De ahí la gran importancia que tiene cuidar los estímulos que reciben los niños para que sean efectivos, significativos y no produzcan respuestas de defensa, sino que despierten su curiosidad para convertirse en elementos que favorecen el aprendizaje y la integración en el entorno.

Para ello es imprescindible ajustar la estimulación al niño, a su edad, desarrollo y a las características que le hacen único y que comprendemos a través de la observación y el afecto.

DISTINTOS ESTÍMULOS, DISTINTAS REACCIONES

Los adultos no reaccionamos de la misma forma ante un mismo estímulo, depende de muchas variables que incluyen nuestra capacidad para filtrarlo, el interés que nos genera, nuestras experiencias previas e incluso de la permanencia de algunos reflejos que debían haberse integrado con anterioridad, entre otros. En el caso de los niños, tampoco debemos esperar que una misma propuesta de actividad obtenga los mismos resultados en todos los niños, y aún menos de forma simultánea.

Nuestro objetivo con las actividades que realizamos y presentamos a los niños en las escuelas Chiquitín no busca acelerar el desarrollo para conseguir un resultado en menos tiempo, ni en todos los niños a la vez, sino en presentar estímulos ordenados, secuenciados y personalizados que sean motivadores para su cerebro en desarrollo.

EN SU JUSTA MEDIDA

sobreestimulacion4Presentar materiales y actividades en exceso, sin orden o coherencia, y sin dar tiempo a que los niños los interioricen a su ritmo, creyendo que de esta forma asimilarán una mayor cantidad de contenido no es un planteamiento realista, ya que no estimula todo lo que llega al cerebro, sino solo lo que éste es capaz de integrar.
La mejor manera de estimular sin caer en una sobrestimulación, o en un empobrecimiento de ésta (hipoestimulación) que resulta igualmente perjudicial, consiste en conocer la etapa evolutiva en la que encuentra el niño y observarle con atención para poder responder con eficacia a sus necesidades. También en aquellos momentos en los que haya que dejarle descansar.
Este cuidado de los estímulos también afecta en nuestros centros a la decoración, que no es excesiva ni recargada, ni realizada al azar, sino que cumple con los objetivos pedagógicos que buscamos.

ASÍ SON LOS ESPACIOS CHIQUITÍN
Nuestras aulas son ambientes estructurados, organizados y polivalentes, que favorecen el desarrollo de las capacidades de los niños a través de la estimulación sensorial, el desarrollo neuromotor, la utilización del lenguaje y el imprescindible afecto que acompaña cada una de nuestras actuaciones.

¿Quieres saber más Cosas de Chiquitines? Haz click aquí y disfruta de todos los contenidos.