Entradas en la categoría: Familia

CHI_Navidad_Banner_5

Importa la cantidad, pero sobre todo la calidad

Son muchas las madres y padres que desearían tener más tiempo para dedicar diariamente a sus hijos y que se preocupan o se sienten culpables por no disponer de él, pero aunque la cantidad de tiempo que pasamos con ellos es importante también lo es la llamada ‘calidad’ de ese tiempo.

Muchas veces nos sucede que, aún teniendo tiempo y estando físicamente con ellos, no les dedicamos una atención exclusiva porque son muchas las labores cotidianas que realizamos: preparar la cena, poner la lavadora, ir a la compra, hablar por teléfono…

El papel de los padres en los primeros años de vida de los niños es fundamental, ya que el tiempo ‘de calidad’ que pasamos con ellos hace que aumente entre nosotros el vínculo afectivo, favorece su autoestima, afianza sus capacidades y nos hace disfrutar mucho de cada uno de esos momentos únicos que acompañan su desarrollo.

Te invitamos a que valores positivamente esas horas de las que dispones y en las que realizas actividades con vuestros pequeños que tienen un valor afectivo y pedagógico importantísimo ya que, al repetirse diariamente, le dan seguridad y sirven como escenario de un montón de actividades divertidas que realizar juntos: en el baño podemos ‘leer’ juntos el cuento del baño (un cuento plastificado y especial, porque solo vemos en ese momento), hacer pompas de jabón y soplarlas juntos, hacernos cosquillas, darnos besos, aprovechar la proximidad de piel con piel para darle un pequeño masaje antes de vestirnos, desarrollar conceptos llenando y vaciando recipientes… tardaremos un poquito más pero seguro que se convierte en un momento muy especial para los dos.

Igualmente en la cena, si le acompañamos, se convierte en un tiempo social importantísimo. El mensaje que les transmitimos cuando compartimos alguna actividad con ellos es que son importantes para nosotros.

En definitiva, aprovechemos y disfrutemos del tiempo del que disponemos para pasarlo juntos ‘de verdad’, con la tranquilidad de que, nuestro interés, el afecto y el juego compartido, nos ayudarán a que los pequeños crezcan felices y se desarrollen adecuadamente. Y si mis palabras no surten efecto, puede que el Christmas que nuestros chiquitines han preparado lo consiga.

Para profundizar en esta idea además podemos…

· Aprovechar las oportunidades espontáneas que surgen diariamente: acompañarles cuando están jugando solos, ver sus dibujos favoritos y preguntarles por ellos, recoger juntos los juguetes, etc…

· Transformar actividades cotidianas en momentos compartidos: Involucrarles en nuestras tareas domésticas en función de sus capacidades, que nos ‘ayuden’ a poner la mesa, que nos den las pinzas para tender la ropa, que nos acompañen a la compra y nos ayuden a buscar productos, que nos cuenten antes de dormir que ha sido lo mejor y lo peor del día, etc…

· Acordar y establecer tiempos de convivencia familiar: cenar siempre juntos, realizar toda la familia una actividad que nos guste el fin de semana, etc…

· Demostrar interés por lo que nos dicen, por sus actuaciones, realizando comentarios positivos, manteniendo contacto visual y dándoles siempre respuesta.

· Priorizar y planificar las tareas que tenemos que hacer para ‘ganar’ tiempo para los niños: posponer las que podemos realizar cuando estén durmiendo, delegar las que podamos e identificar el tiempo que nos lleva cada una de ella y su importancia.

· Y sobre todo, para que disfrutemos del tiempo juntos, manifestar alegría y sentido del humor.

Ana Muñoz
Dirección Pedagógica Escuela Infantil Chiquitín

CHI_Navidad_Banner_6

Un christmas para compartir

Con la llegada de la Navidad, surge la imperiosa necesidad de compartir con nuestros seres más allegados momentos inolvidables, felicitaciones y los mejores deseos para el año que está por iniciarse. Con la proliferación de las nuevas tecnologías, esa tradición que antaño se limitaba a una llamada telefónica, una carta o un christmas ha adquirido una nueva dimensión porque se han multiplicado las posibilidades y se ha extendido el uso de las redes sociales y aplicaciones enfocadas a la comunicación y al juego.

¿Quién no hará una foto de familia para subir a Facebook? ¿Quién no mandará un whatsapp para desearles una estupenda Nochebuena o los mejores deseos para el próximo año? ¿Quién no invertirá un poco de su tiempo en el juego de moda del momento? El uso de ordenadores, tablets y, sobre todo, teléfonos móviles se incrementará en estas fechas y ni siquiera los niños quedarán exentos de su influencia.

Y es que las nuevas generaciones han nacido al amparo de la era tecnológica, crecen con unos modelos paternos que, lejos de abogar por economizar el uso de los nuevos dispositivos, incitan todavía más si cabe su empleo y los hijos asimilan como normal lo que no debería serlo tanto. Por ello es frecuente ver a niños menores de cinco años manipulando móviles y tablets con más soltura en ocasiones que sus propios padres sin ser conscientes de que el referente a imitar no es, en absoluto, el más ejemplarizante.

UN DESARROLLO ¿ADECUADO?
Y es que, aunque es difícil evitar la poderosa atracción que ejercen estos dispositivos electrónicos en los niños, se debe tratar de proteger al menos a los menores de cinco años de su influencia, ya que les aportan muy poco y en cambio interfieren negativamente en el desarrollo de su atención, percepción, concentración o lateralidad, afectando a todos los procesos cognitivos básicos que se están produciendo en estas primeras etapas de desarrollo.

Los niños necesitan tocar, experimentar con objetos reales que les permitan explorar y desarrollarse. Necesitan movimiento para favorecer su visión, audición, coordinación y equilibrio. Además, necesitan relacionarse con adultos y otros niños para desarrollar su lengua materna, su autoestima, el concepto del “yo” y del “otro”, y los principios elementales de las relaciones sociales. Y ninguna de estas importantes funciones pueden suplirlas los dispositivos electrónicos que además provocan una sobreestimulación cerebral nada recomendable.

UN CHRISTMAS DIFERENTE
En Escuela Infantil Chiquitín somos conscientes de que no hay dispositivo ni juguete que pueda sustituir a los padres que, en estos primeros años, son absolutamente indispensables para sus hijos. Por este motivo hemos decidido aprovechar la ocasión para felicitar la Navidad a todos con un vídeo que queremos que compartas porque hay unos chiquitines que toman la palabra para remover conciencias. Porque se trata de compartir, pero no un vídeo, una imagen o una felicitación en redes sociales, se trata de que compartas con tus hijos aquellos bienes que más van a apreciar: tu tiempo y afecto.

La Navidad es tiempo de adornos, luces, regalos y diversión, pero también es tiempo de volver a la infancia y recuperar tradiciones casi olvidadas. Y sobre todo, la Navidad es tiempo para compartir con la familia y con los más pequeños del hogar, que necesitan que les agasajen con lo único que no se puede comprar: el cariño y atención de sus padres.

Educar con los 7 sentidos

ChiquitínTodos los padres conocemos la importancia que tiene para los niños jugar, reír, moverse, experimentar…Es parte de su actividad natural y va evolucionando según se desarrollan sus sistemas sensoriales. Los sentidos o sistemas sensoriales más conocidos son los que aprendimos desde el colegio, los cinco sentidos cuyos receptores son más evidentes. Pero no son los únicos receptores, hay otros más ocultos que pertenecen a sistemas sensoriales más complejos que aportan información vital para un desarrollo integral del niño. Son los sistemas propioceptivo y vestibular.

El sistema propioceptivo recibe la información sensorial que aportan los músculos, ligamentos, tendones y articulaciones del cuerpo, que nos permite conocer la posición y el movimiento de nuestro cuerpo, de cada una de sus partes. Si la información llega correctamente será más fácil cualquier conquista motórica, el niño sabrá si tiene una rodilla flexionada, un brazo estirado, o cuánta presión está haciendo al pintar, lanzar un objeto o morder… Y cuando conoce su cuerpo y aprende a manejarlo, se siente más seguro, más equilibrado emocionalmente y es más capaz de controlar sus conductas.

Seguir leyendo

Plan de transición al Cole de Mayores

“¿Cómo elegir un buen colegio? ¿cómo y cuándo tengo que solicitarlo? ¿cuántos puntos tengo?”

Estas son algunas de las preguntas que, año tras año, nos plantean las familias de nuestros alumnos cuando se va aproximando el momento de abandonar las aulas de ChiquiTin para incorporarse al 2º ciclo de Educación Infantil o, como comúnmente lo llamamos, al “Cole de mayores”.

A nosotros, como profesionales de la educación de 0 a 3 años, nos parecía necesario prestar especial atención a este momento ya que supone la incorporación a nuevas situaciones dentro del sistema educativo, al igual que ocurre con el paso de infantil a primaria o de primaria a secundaria. Debíamos desarrollar por medio de la acción educativa todas las posibilidades de nuestros pequeños alumnos y dotarles de las competencias, habilidades, hábitos y actitudes que faciliten su adaptación al nuevo centro (profesores, rutinas, distribución del tiempo, espacios, materiales y recursos).

Seguir leyendo

Un Juguete para mi hijo

Se acercan unas fechas señaladas en las que cualquier padre desea acertar con el juguete más adecuado para su hijo. Desde las Escuelas Infantiles ChiquiTin queremos ofrecer algunas orientaciones que esperamos sean de utilidad.

Partiremos de la base de que el juego es una actividad fundamental en la vida del niño. A través del juego, el niño desarrolla los sentidos, adquiere hábitos de comportamiento y respeto a los demás, desarrolla la percepción y la atención, ejercita la memoria, despierta la imaginación y aprende a comunicarse con el mundo que le rodea. El juguete, por tanto, se convierte en medio privilegiado de exploración de la realidad social y en un recurso para el desarrollo de determinadas actividades lúdicas.

Seguir leyendo